¿Tengo dependencia emocional?

¿Tengo dependencia emocional?

¡Hola!
Soy Marina Romés, coach & terapeuta experta en dependencia emocional y parejas. Mi pasión es acompañar a otras mujeres, que cómo yo en el pasado, no han podido superar su ruptura o salir de una relación tóxica y de la dependencia emocional.

¿Quieres descubrir mi metodología y el programa de acompañamiento que he creado para salir de las relaciones tóxicas y la dependencia emocional? ➡️ Quiero saber más

Si eres más de audio que de leer 🎧, te presento mi joya de la corona: «Abriendo las puertas al amor», mi podcast gratuito para salir de las relaciones tóxicas y la dependencia emocional. Escúchalo en Spotify o en Ivoox

1. ¿Soy dependiente?

La dependencia emocional es una necesidad desesperada por sentir y recibir amor y atención de otra persona

No estamos hablando de un apego afectivo sano de una relación de pareja. Cuando te cuente los indicadores en el punto 2, lo vas a entender muy bien.

Uno de los mayores inconvenientes de la dependencia es que es muy muy inconsciente. Te aseguro que cuesta muchísimo ver que estás en una relación de este tipo, aunque te lo digan las personas que más te quieren… si tú no estás lista para verlo, no lo vas a ver. Y a veces, aunque lo veas, harás la vista gorda por el gran miedo que te domina.

Las relaciones están formadas por dos personas. Si es una relación de dependencia emocional, hay dos personas dependientes que alimentan la toxicidad.

Eso de “mi novia es tóxica” o “mi ex era el tóxico”, no es cierto al 100%. Lo eráis los dos. Ahora, considero que si hay narcisismo por medio o psicopatía si podemos decir que es una persona tóxica.

👉 ¿Por qué hay personas que tienen dependencia y otras no?

La dependencia emocional viene del pasado y tiene que ver con la forma en la que nuestros padres nos han dado su amor.

Imagínate que en tu infancia, no has recibido el amor que tu niña necesitaba: porque tus padres trabajaban mucho y no te podían cuidar, porque tenías más hermanos y no podían hacer los deberes contigo, porque no eran amorosos o accesibles, porque había problemas entre ellos, porque se separaron, porque uno falleció, mil motivos.

En tu edad adulta, cualquier persona que te dé un poco de atención, te aferrarás a ella como a un clavo ardiendo desarrollando un terror absoluto por no estar sola. Y lo que va a pasar es que vas a aguantar de todo aunque sepas que no es bueno para ti. 

Personalmente, no soy partidaria de buscar culpables… como siempre les digo a mis clientas, “echar balones fuera” no te quita la responsabilidad de cuidar de ti y tomar acción. Y ahora que sabes esto puedes trabajarlo para romper el bucle de la dependencia.

Y aquí encontramos otro problemita, y es que si has sido dependiente con una pareja, si no has trabajado en ti… lo serás de nuevo con la siguiente. Y así, entrarás en un sinfín de relaciones tormentosas e inconscientes. Hasta que llegue el día que no puedas más y pidas ayuda.  

👉 Ahora mismo puedes estar preguntándote: ¿Cómo he llegado a ser dependiente si yo me he sentido bien en mi infancia y mis padres son maravillosos? 

Desde los ojos de la adulta viene la pregunta, pero… ¿qué siente la niña?

¿pasaron con ella el tiempo que necesitaba?, ¿la escucharon?, ¿la validaron?, ¿la exigieron?,¿fueron autoritarios y rígidos?, ¿la creyeron?, ¿cumplieron las promesas?, ¿sintió amor?

2. Indicadores de la dependencia emocional

Te cuento los 15 indicadores más claros que he podido detectar en mi trabajo con clientas y en mi experiencia propia:

1) Has podido desarrollar (tus parejas también) una falsa sensación de independencia y de ser auto-suficiente. A los demás, les vas a transmitir seguridad, fortaleza y autonomía, pero realmente lo que ocurre es que estás tan desconectada de ti misma que hay emociones que no vas a sentir.

2) Tu coraza/defensa no te va a permitir entrar en temas difíciles para ti (ser vulnerable y mostrarte tal y como eres), emociones incómodas, miedo al compromiso y no vas a ser coherente contigo misma (hoy querrás una cosa y mañana otra).

3) Te vas a esforzar por gustar a los demás, complacer, agradar y caer bien. Las opiniones de los otros sobre ti te importan demasiado y te acaban condicionando.

4) Si no eres capaz de cuidar de ti misma, vas a buscar a otra persona que lo haga: no pasas tiempo contigo (no es ver Netflix en piloto automático), no sabes lo que te gusta, no sabes quién eres y lo que te hace sentir bien, etc.

5) Puedes llegar a hacerte la víctima con frecuencia. La responsabilidad de lo que te pasa y de tu felicidad la tienen otros y el exterior. O por el contrario estar en el rol Salvador (resolver la vida, hacer de mamá, cuidar, agradar, complacer.)

6) Te va a costar mucho tomar decisiones. Vas a necesitar consultarlo todo con tu pareja o con otras personas y que te den el visto bueno.

7) Cuando no estés de acuerdo con algo no vas a ser capaz de decirlo. Tampoco vas a poder enfadarte y expresar lo que sientes.

8) Tenderas a tener relaciones idealizadas, intensas, pasar de 0 a 100 y acabarás restando importancia, justificando o minimizando comportamientos imperdonables o que para ti no son adecuados.

9) Has aceptado cosas que en realidad no querías en tus relaciones de pareja.

10) No sabrás tomarte tu tiempo entre relación y relación para recomponerse, lo que se llama “hacer un duelo” … por lo que engancharás una relación tras otra.

11) Te verás haciendo cualquier cosa para que la relación no acabe con comportamientos muy destructivos, manipulación y chantajes.

12) Cuando tu pareja no aparece, no te coge el teléfono o sientes que debería dar señales de vida… te montarás unas películas monumentales pensando que es el fin y por supuesto, volverás a los comportamientos destructivos.

13) Te quedarás horas pendiente de una llamada suya, un mensaje o cualquier muestra de atención… ya sea para algo bonito o una pelea (pero que esté). Estás mendigando amor.

14) Si te sientes mal en tu relación y quieres dejar a tu pareja, pero no te sientes capaz ni fuerte para hacerlo por miedo a la soledad.

15) En caso de ruptura, vais a buscaros el uno al otro, no vas a poder olvidar ni pasar página, romperás el contacto 0 con frecuencia. Sentirás que no avanzas al estar en «idas y venidas» dañinas y muy tóxicas.

 

3. ¿Cómo superar la dependencia emocional?

Si ahora mismo te acabas de dar cuenta de que eres dependiente o ya lo sabías, te estarás preguntando: ¿Cómo salgo de la relación sin hacer contacto 0?

Desde mi experiencia, te digo que no es posible salir de una relación tóxica sin que haya un contacto 0 efectivo.

¿Se puede hacer? Sí. ¿Te lo recomiendo? No.


No, porque todo el trabajo que hagas en ti, todo el tiempo que necesites contigo… para recuperarte, para fortalecer tu autoestima… se va a ir a la mierda en cuanto tu pareja te diga otra chorrada más que te la vas a creer y vas a seguir alimentando la idealización y la esperanza de que todo puede cambiar y ser mejor que lo que teníais antes.

👉 Entonces, ¿cómo salgo de una relación tóxica?

Lo he dicho muchas veces, las relaciones de dependencia son pura droga… ADICCIÓN MÁXIMA A UNA PERSONA… Tienes que desintoxicarte para volver a ser tú. 

Lo primero para salir de la relación, es saber que eres dependiente y tomar la decisión de amarte a ti y de que tu bienestar está por encima de todo. Esto no es nada fácil y te recomiendo que pidas ayuda.

¿Estás lista para salir de la dependencia emocional?

En esta masterclass, te cuento las 5 claves para salir de una relación tóxica.

Regístrate y accede al contenido de inmediato, sin fechas y para siempre. Incluye una guía práctica para ayudarte a ser independiente y tomar decisiones sanas para ti.

Si quieres escuchar este episodio, hazlo aquí:

¿Quieres contactar conmigo? sígueme en @marina.romes y suscribirte a mi newsletter para estar al tanto de toda la información valiosa para superar las relaciones tóxicas y la dependencia emocional.

¿Te ha ayudado este artículo sobre la dependencia emocional? Cuéntame en los comentarios de qué te has dado cuenta y cómo vas a enfrentarte a ello. ¡Estoy aquí para ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *